La red social literaria que publica tu talento

Recursos para escritores

Todo lo que necesitas para convertirte en autor

De qué hablamos cuando hablamos de novela negra

De qué hablamos cuando hablamos de novela negra

Seguimos repasando los géneros literarios más importantes. Hoy dedicamos este artículo a la novela negra.

La novela negra surge en Estados Unidos en los años 20 y tiene como característica principal la comisión de un delito y el subsecuente enfrentamiento entre criminales y agentes de la justicia. Aunque suele contener algún tipo de crítica social, la novela negra no intenta proponer ningún tipo de solución a  las situaciones descritas, sino únicamente retratarlas.

A diferencia de una simple novela de crimen o policíaca, la novela negra se distingue en que tiene toques góticos que le confieren una atmósfera muy característica. De acuerdo a sus orígenes temporales y espaciales, en un principio la novela negra solía tener por protagonistas a gángsters y detectives y situarse en el contexto de la Gran Depresión y la ley seca, en un ambiente urbano generalmente oscuro y sórdido en el que reina la violencia.

En Estados Unidos, los primeros representantes del género fueron Carroll John Daly, Raymond Chandler, Patricia Highsmith,  o Dashiell Hammett (creador de El halcón maltés).  En la actualidad tenemos autores como son James M. Cain,  James Ellroy, o Philip Kerr, entre otros.

En L.A. Confidential, uno de los clásicos del género, se nos muestra una sociedad de tipos duros y curtidos, difícilmente impresionables y con un sentido del humor bastante cínico:

 

Dick: Tengo una cita caliente.

Bud: ¿Quién es ella, y por qué la has arrestado?

James Ellroy- L.A. Confidential

 

Con el paso del tiempo,  este género se extendió a Europa y encontró el equivalente perfecto a la atmósfera oscura y deprimente de La Gran Depresión en los paisajes helados y desolados de los países nórdicos. Así, nombres como Stieg Larsson, Jo Nesbo, Camila Lackberg, Yrsa Sigurdardóttir entre otros han destacado en el género noir europeo.  En La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, Stieg Larsson nos muestra el pensamiento del arquetípico narrador de novela negra, un narrador en primera persona que nos permite acompañarle a través de la resolución del crimen, pero que no llega a ser introspectivo:

 

“No hay inocentes. Hay, sin embargo, diferentes grados de responsabilidad".

 Larsson, The Girl Who Played with Fire

 

 

Portada de Carne de primera, una de las novelas negras de megustaescribir

 

Aunque respetando con muchas variaciones, la estructura de la novela negra suele ser bastante fija:

  • La trama gira más alrededor del crimen y el criminal, rodeados de misterio, que del detective, como ocurre en la novela policíaca.
  • El investigador o detective, suele tener una personalidad atormentada, y normalmente no forma parte de los cuerpos de justicia, sino que se encuentra “al margen” o retirado.
  • Entre los personajes secundarios están los ayudantes del protagonista -colaboradores, policías, peritos, testigos, confidentes- y los oponentes -cómplices, otros delincuentes, etc.
  • Gran presencia de diálogos, que son un fiel reflejo del slang de la ciudad donde se desarrolle la historia. El noir es un género no-descriptivo, sino que se centra más en hechos y conversaciones. La narrativa es muy importante y los diálogos tienen fuerza y presencia en la historia.
  • El lector no tiene ventaja sobre el detective, es decir, uno está tan cerca de desentrañar el misterio como el otro. Las pistas no suelen ser muy concluyentes, sino hacia el final de la historia.
  • Siempre hay cadáveres en las novelas negras. La violencia es omnipresente.
  • No suele haber intriga amorosa y de haberla, esta es secundaria a la historia principal.
  • Los espacios suelen ser cerrados y oscuros, como reflejos de la atmósfera misteriosa y asfixiante que prevalece, las calles de las grandes ciudades muestran su lado más sórdido.
  • El motivo del crimen suele ser personal.

 

Así, si nuestro sueño es escribir una novela noir, además de tener en cuenta los puntos anteriores, vale la pena recordar que la atmósfera es muy importante en este género, pues es realmente un reflejo de los pensamientos de los protagonistas, ofreciéndonos uno de los pocos elementos introspectivos del género.

Los personajes  son también una baza muy importante a la hora de escribir novela negra: normalmente tienen personalidades complejas, cínicas y atormentadas, y motivos que son difícilmente predecibles. Es una buena idea documentarse leyendo a los clásicos del género, como los de los ejemplos anteriores.

Y por último, aunque no menos importante, tened en cuenta que una historia de novela negra no se trata realmente de la resolución del crimen tanto como de la manifestación del mismo, penetrar en las “penumbras del alma” para saber, más que comprender, de lo que es capaz el ser humano.

Las opiniones de la comunidad (1)

Regístrate o haz logon para añadir un comentario.