La red social literaria que publica tu talento

Recursos para escritores

Todo lo que necesitas para convertirte en autor

El género de terror

El género de terror

Muchos escritores y escritoras de Megustaescribir piden y preguntan sobre los géneros literarios. Mucho se ha escrito y muchas discusiones existen sobre sus límites pero, con artículos como este, intentaremos daros herramientas para que los tengáis claros.

 

Comenzaremos, no nos asustemos, por el género de terror. Siendo una de nuestras emociones más primarias es comprensible que fuera uno de los primeros géneros en aparecer. Las historias de terror surgen antes de la era científica como explicación de lo inexplicable. De todo aquello que la mente humana no podía comprender o trataba de esconder.

Siendo utilizado para explicar lo sobrenatural, es normal que este género esté muy ligado a lo fantástico. Y siendo utilizado para explicar lo que no podemos entender, es también lógico que se utilice ligado a la ciencia ficción, como cuando hablamos de otros mundos o dimensiones que nuestra mente no alcanza a comprender, y a lo que por tanto, tememos.

A esta unidad de géneros se le llama el triángulo fantástico los tres están muy ligados y podemos encontrar elementos de uno o de todos en cualquier libro de terror.

 

¿Qué define al terror como un género literario?

 

Si lo pensamos bien, el miedo en sí mismo, o la presencia de sangre, no son exclusivas de este género, ya que estos elementos también se encuentran en otros géneros como el thriller o la novela negra, por lo que ésta no puede ser la respuesta.

La literatura de terror se basa más en el tipo de reacciones que genera en el lector (ansiedad, miedo, horror, incertidumbre, tensión) en la estética (generalmente el uso descriptivo de espacios claustrofóbicos, desoladores u ominosos) y en los personajes arquetípicos que se evocan (monstruos, asesinos, psicópatas, fantasmas, demonios, presencias, niños siniestros, etc).

Para distinguir las diferentes categorías de terror, se hace una distinción basada en el tipo de elementos que causan la emoción. Se suele distinguir entre:

 

  • Terror Uncanny: (traducción del original alemán unheimlich, término sin traducción exacta al español, que significa siniestro, misterioso, con una cualidad de otredad) éste tipo de terror es el provocado por elementos cotidianos cuando algo en ellos resulta discordante o chocante. Es el caso del sentimiento que provocan unas niñas cantando una nana, si las introduces en cierto contexto, o una nota discordante en una melodía, ese escalofrío inexplicable cuando sabes que algo no está bien, pero no puedes explicar el qué. Los humanoides,   y los muñecos son elementos recurrentes en este tipo de terror, ya que su similaridad con los humanos, sin ser completamente humanos, genera en nosotros ese sentimiento de familiaridad y otredad mezclados que nos causa inquietud:

 

[…]“Contemplé el escenario que tenía ante mí: la casa,

 el simple paisaje del dominio, los muros descarnados,

las ventanas como ojos vacíos, unas junqueras fétidas

 y los pocos troncos de árboles agostados

con una fuerte depresión de ánimo […]”

La caída de la casa Usher

Este extracto pertenece al terror uncanny ya que la descripción de una casa y un lago, dos elementos totalmente cotidianos, adquieren una cualidad de otredad y se vuelven siniestras gracias al lenguaje descriptivo utilizado, del que Poe es un maestro indiscutible.

 

  • Terror fantástico: Aquel que nos provocan elementos totalmente irracionales, que entran en el territorio de lo sobrenatural. Esta categoría necesita la aceptación tácita del lector de unas “nuevas leyes naturales” en las que los vampiros, hombres-lobo, muertos vivientes, demonios,  y poderes sobrenaturales existen:

 

“REDRUM. Ésa es la palabra que Danny había visto en el espejo. Y aunque no sabía leer, entendió que era un mensaje de horror. Danny tenía cinco años, y a esa edad pocos niños saben que los espejos invierten las imágenes y menos aún saben diferenciar entre realidad y fantasía. Pero Danny tenía pruebas de que sus fantasías relacionadas con el resplandor del espejo acabarían cumpliéndose: REDRUM... MURDER, asesinato.”

 

En El resplandor, de Stephen King, Danny tiene poderes y visiones que le asustan, pero le permiten protegerse contra los peligros que vienen.

 

  • Terror  psicológico: El lector no sabe/puede distinguir entre lo real y lo irracional. El libro está escrito de tal manera que no queda claro si todo lo sobrenatural que pasa en la historia está en la mente de los personajes o es real. En muchos casos esto nunca llega a aclararse, incrementando en el lector ese sentimiento de incertidumbre y ansiedad, como pasa en Dr Jeckyll y Mr Hyde, del escritor Robert Louis Stevenson:

 

“Hablo en tercera persona, porque no puedo decir yo. Esa criatura infernal no tenía nada de humano. No abrigaba sino temor y odio. Tras los horrores de aquel día dormí con un sueño tan profundo que ni las pesadillas que me torturaron durante toda la noche lograron sacarme de él.”

 

En esta historia el lector sigue preguntándose si realmente existía un monstruo, o sólo se trata de la liberación del lado oscuro que todos llevamos dentro.

 

Así, si queremos escribir una buena historia de terror es importante no centrarse  simplemente en la sangre o los sobresaltos, sino dar mucha importancia a la atmósfera que se respira en nuestra historia y al vocabulario que utilicemos, ya que el buen uso de adjetivos, y la puntuación crean imágenes y silencios que a veces son más espeluznantes que la historia en sí.

Las opiniones de la comunidad (8)

Regístrate o haz logon para añadir un comentario.